Página de inicio  
 
 
 
 

María Inmaculada

leer más
   
 

Mª Carmen García CONFER (15/11/2016)
Después de haber compartido con ustedes la Eucaristía de acción de gracias en la Santa Iglesia Catedral de Valladolid, la Junta Directiva de la CONFER Diocesana queremos enviarles nuestra más gozosa felicitación. Hemos pedido al Señor, a través de S. Ludovico Pavoni, que siga bendiciendo su Congregación para que dé mucha gloria a Dios proyectando su amor a la juventud tan necesitada. En nombre del presidente y de toda la Junta directiva, les saluda afectuosamente

Janeth González (15/11/2016)
Agradezco primero a Dios y luego a los medios de comunicación que nos permiten gracias a la tecnología que la distancia física no sea un impedimento para poder acercarnos y manifestarles mis más sinceros agradecimientos por su bondad, cariño, acogida y paciencia, que tuvieron para con nosotros los miembros de la familia pavoniana colombiana que tuvimos la gracia y bendición de poder asistir y compartir con ustedes la canonización de nuestro padre fundador. En cada uno de ustedes pude ver reflejadas las diferentes facetas de la misericordia de Dios Padre que se acerca a sus hijos para brindarnos su amor. En mi cabeza, mis ojos, pero especialmente en mi corazón quedaron para siempre grabados esos momentos maravillosos que vivimos y mientras tenga un aliento de vida todos los días oraré por ustedes, para que El Señor fortalezca su ministerio y carisma, les conceda salud y energía, para que todos los proyectos y planes de la congregación, por intecesión del Padre Ludovico se realicen en plenitud. Padre de Mauro de verdad que lo admiro y lo felicito por sus conocimientos en la historia, el arte y la cultura tanto de su país como de la iglesia, pero ante todo por la alegría, el orgullo y el amor que expresaba en el brillo de sus ojos cuando nos describía y nos explicaba la historia o el significado de cada uno de esos hermosísimos lugares que nos llevó a conocer. También muchas gracias por la música con que nos amenizaba los recorridos en la furgoneta, ya que me encanta la música española. Que el Señor Jesús los siga bendiciendo a todos y que mamita María los acompañe, los proteja de todo mal y peligro como hace siempre con sus hijos predilectos. Los quiero y recuerdo con amor fraterno.

Nacho Castañeda Castañeda (04/11/2016)
Hola a todos, enorme alegría y satisfacción por este hecho. Enhorabuena para toda la Familia Pavoniana y su entorno más cercano. Dar las gracias por la educación y la formación que he recibido en el Colegio Hijos de María Inmaculada donde se me han inculcado las ideas y los valores del P. Ludovico Pavoni, hoy San Ludovico, por ello me siento muy orgulloso. Por fin llega este reconocimiento que pone de manifiesto los méritos y las virtudes de este gran Santo P. Ludovico Pavoni, así también este acto ensalza la lucha en defensa de la causa que durante su vida proceso en favor de los pobres y de los más necesitados. Para todos aquellos que hemos procesado la Fe bajo las premisas de este Santo, vaya este reconocimiento que destaca las virtudes de san Ludovico y el testimonio de su consideración hacia los más necesitados. Gracias por la educación recibida y por inculcar en mí los valores humanos que hoy resaltamos. Un saludo y una oración Nacho Castañeda (4/11/2016)

 
  Ver todas las entradas
Añadir entrada

PEREGRINACIÓN A FÁTIMA

J. Ortega
25/10/2017

volver

El pasado 13 de octubre se celebró el centenario de la última aparición de la Virgen María a los pastores de Fátima, Francisco, Jacinta y Lucía, y precisamente ese día, allí estuvimos, en la explanada de la Basílica, bajo un sol de justicia, en la misa de clausura en la que el Papa Francisco nos dirigió la palabra a través de un video de saludo. 64 peregrinos, procedentes de las parroquias de Villavaquerín, Villabáñez y La Cistérniga. Miles de peregirnos abarrotaban la explanada del Santuario, y a ellos nos sumamos nosotros con la misa y el rezo del rosario mientras caminábamos hacia las ofrendas de velas y participábamos de este ambiente de fiesta, del Adiós a la Virgen y de la emoción contenida de tantos y tantos peregrinos. Precisamente ese día se conmemoraba el famoso "milagro del sol", que presenciaron en ese lugar 70.000 personas según crónicas de la época. Nos dejamos llenar por el espíritu mariano de aquel lugar que identifica tanto a esta nación vecina, Portugal. Desde allí nos pusimos en camino hacia la ribera de Lisboa, en Setúbal, donde pernoctamos y pudimos ver que efectivamente era un pueblo con mucha marcha, cosa que comprobamos al día siguiente con unos taxis que iban volando de aquí para allá, vamos como una montaña rusa y un miedo de cuidado. 

En Lisboa, de la mano de Filippa, pudimos pasear por esta hermosa ciudad, el monasterio de los Jerónimos, la torre de Belém, los famosos pastéis de Belém... y el aire colonial de esta ciudad, sus calles y plazas, su gente, sus negocios siempre apunto, los cafés, los helados... Ciudad hermosa donde las haya, con rincones entrañables, iglesias preciosas y calles llenas de bullicio y de vida. Desde lo alto del ascensor modernista, Lisboa a nuestros pies. Desde el puerto, la ría y el mar, con los ecos de ultramar. Paseamos ampliamente, comprando pongos y diversos lugares. Realmente hermosa Lisboa.

Por la tarde, nos acercamos a Sintra, al palacio Real, las callejuelas, los pongos, las tiendas de telas... después a la Boca del Inferno y todo el acantaliado atlántico, que nos sorprendió por su belleza. Allí algunos valientes fueron hasta el límite, en un precioso atardecer. Y para rematar Estoril, donde los más valientes entraron en el casino dipsuestos a darlo todo. A Dios gracias no hubo ocasión, pero contemplamos con cierta "pena" el ambiente de este lugar tan emblemático, refugio de reyes destronados de Borbones, Orleaáns, Saboyas... y de las negociaciones de don Juan con Franco.

El domingo, tuvimos ocasión de acercarnos a Óbidos, de la mano de Filippa, sus calles, sus templos, velatorio incluido, los pongos y paquecos que hicieron la delicia de todos los peregrinos. Contentos con las compras, nos dirigimos a Coimbra, donde visiamos la Universidad y bajamos desde allí andado hasta la parte baja de la ciudad, donde comimos. 

Acabamos la peregrinación la eucaristía en nuestra casa de Salamanca, cantando el Ave María de Fátima, y pidiendo a la Virgen su bendición, mientras Portugal y Galicia ardían en interminables incendios.

Agradecer a todos los peregrinos, el buen ambiente, la versatilidad, y la capacidad para encajar dificultades y sobre todo el buen humor. Nos volveremos a embarcar en la excursión de abril por el Norte de Italia.

Galería de fotos

PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
PEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMAPEREGRINACIÓN A FÁTIMA
 
 
 
© 2008- Provincia Española Pavonianos
Diseño y HostingOnirics
Quiénes somos | Nuestras casas | Pastoral Juvenil Vocacional | JMJ | Contacto
Noticias | Agenda | Artículos | Publicaciones | Materiales | Enlaces