Página de inicio  
 
 
 
 

Nacimiento de Ludovico Pavoni

leer más
   
 

MŞ Carmen García CONFER (15/11/2016)
Después de haber compartido con ustedes la Eucaristía de acción de gracias en la Santa Iglesia Catedral de Valladolid, la Junta Directiva de la CONFER Diocesana queremos enviarles nuestra más gozosa felicitación. Hemos pedido al Seńor, a través de S. Ludovico Pavoni, que siga bendiciendo su Congregación para que dé mucha gloria a Dios proyectando su amor a la juventud tan necesitada. En nombre del presidente y de toda la Junta directiva, les saluda afectuosamente

Janeth González (15/11/2016)
Agradezco primero a Dios y luego a los medios de comunicación que nos permiten gracias a la tecnología que la distancia física no sea un impedimento para poder acercarnos y manifestarles mis más sinceros agradecimientos por su bondad, carińo, acogida y paciencia, que tuvieron para con nosotros los miembros de la familia pavoniana colombiana que tuvimos la gracia y bendición de poder asistir y compartir con ustedes la canonización de nuestro padre fundador. En cada uno de ustedes pude ver reflejadas las diferentes facetas de la misericordia de Dios Padre que se acerca a sus hijos para brindarnos su amor. En mi cabeza, mis ojos, pero especialmente en mi corazón quedaron para siempre grabados esos momentos maravillosos que vivimos y mientras tenga un aliento de vida todos los días oraré por ustedes, para que El Seńor fortalezca su ministerio y carisma, les conceda salud y energía, para que todos los proyectos y planes de la congregación, por intecesión del Padre Ludovico se realicen en plenitud. Padre de Mauro de verdad que lo admiro y lo felicito por sus conocimientos en la historia, el arte y la cultura tanto de su país como de la iglesia, pero ante todo por la alegría, el orgullo y el amor que expresaba en el brillo de sus ojos cuando nos describía y nos explicaba la historia o el significado de cada uno de esos hermosísimos lugares que nos llevó a conocer. También muchas gracias por la música con que nos amenizaba los recorridos en la furgoneta, ya que me encanta la música espańola. Que el Seńor Jesús los siga bendiciendo a todos y que mamita María los acompańe, los proteja de todo mal y peligro como hace siempre con sus hijos predilectos. Los quiero y recuerdo con amor fraterno.

Nacho Castańeda Castańeda (04/11/2016)
Hola a todos, enorme alegría y satisfacción por este hecho. Enhorabuena para toda la Familia Pavoniana y su entorno más cercano. Dar las gracias por la educación y la formación que he recibido en el Colegio Hijos de María Inmaculada donde se me han inculcado las ideas y los valores del P. Ludovico Pavoni, hoy San Ludovico, por ello me siento muy orgulloso. Por fin llega este reconocimiento que pone de manifiesto los méritos y las virtudes de este gran Santo P. Ludovico Pavoni, así también este acto ensalza la lucha en defensa de la causa que durante su vida proceso en favor de los pobres y de los más necesitados. Para todos aquellos que hemos procesado la Fe bajo las premisas de este Santo, vaya este reconocimiento que destaca las virtudes de san Ludovico y el testimonio de su consideración hacia los más necesitados. Gracias por la educación recibida y por inculcar en mí los valores humanos que hoy resaltamos. Un saludo y una oración Nacho Castańeda (4/11/2016)

 
  Ver todas las entradas
Ańadir entrada

PEREGRINACIÓN A POLONIA

J. Ortega
16/05/2017

volver

A todos nos sorprendió el país, las costumbres, los tesoros que encierra... pero sin duda una de las visitas que quedarán grabadas en nuestra memoria será la del Campo de Concentración de Auschwitz-Birkenau, y los horrrores de los que somos capaces las personas humanas. Comenzamos esta peregrinación el día 22 de de abril, sábado de madrugada, con un nutrido grupo de turistas y peregrinos que, pertrechados de maletas, viandas y muchas ganas, nos embarcamos rumbo a Varsovia. Allí nos esperaba nuestro guía Adam, todo un experto en historia contemporánea que enseguida nos mostró las cosas más importantes de esta ciudad: el centro histórico, la avenida Real, la Ciudad Nueva, la Barbacana, la Plaza del Mercado, la Archicatedral de San Juan, el Castillo y la imponente plaza, el guetto donde vivió el Pianista de la película, la Umschlagplatz donde los nacis reuniían a los judíos para embarcarlos alos campos de exterminio... y sobre todo nos gustó la calle de Cracovia (krakowskie Predmiescie) donde recordamos a Chopin, y el parque real Lazienki, que es el parque público más grande de Varsovia, lleno de palacios, fuentes y preicosos jardines. A todos nos impresionó la historia reciente de esta ciudad, llena de sorpresas, totalmente destruida y reconstruida con las mismas piedras por los polacos. Realmente admirable el tesón y la fuerza de los habitantes de esta ciudad, así como los bares y zonas de copas nocturnas...

Y de Varsovia a Torun, donde algunas probaron su inocencia poniéndose al pie de la torre inclinada, y sobre todo donde cerca de la Catedral de los Santos Juanes conseguimos cambiar euros por slotis, fundamental para poder comprar. Impresionante la plaza del Mercado y la Ciudad Antigua, y especialmetne la casa y el recuerdo de Nicolás Copérnico. Por la tarde, vimos Poznan, cuna d ela nació polaca, el castillo Imperial, la Bilbioteca, el Ayuntamiento, la iglesia de San Estanislao, la catedral... y por la noche el centro comercial "Stary Browar". Hay que destacar en esta y en todas las ciudades los guías tan buenos que tuvimos. 

El lunes 24, nuestro experto guía nos llevó a Chestochowa, donde pudimos acercarnos a la arraigada fe del pueblo polaco. Allí nos recibió en audiencia la Virgen Negra, ya que asistimos a una de las audiencias que tiene la Virgen a lo largo del día. Nos sorprendió la fe de los polacos en este icono atribuido a San Lucas. 

El martes 25, nos acercamos a Auschwitz-Birkenau, que es mucho más que un museo o una visita turística. El grito de horror está impreso en sus piedras y ladrillos y retumba en todas las partes. Nos soprendió el silencio con el que la gente visitaba el campo, los grupos de jóvenes judíos que se acercaban a este lugar, el clima de silencio, respeto y oración. Se conservan las vías del tren, los barracones, los aseos, la ropa, el cabello... en fin, un campo conservado tal y como era cuando llegaron los Aliados y se produjo la ocupación de la Unión Soviética. Por la tarde nos acercamos a la mina de sal de Wieliczka, donde se conserva el recuerdo de la Reina Kinga. Túneles, escsaleras, un poco de agobio... un lugar realmente admirable que los siglos han convirtiendo en una obra de arte. Por el camino nos acercamos a Wadowice, el pueblo natal de San Juan Pablo II, omnipresente en todas las visitas de Polonia. Allí posamos junto a la pila bautismal de San Juan Pablo II y tuvimos una breve oración.

El día siguiente lo dedicamos a Cracovia. Impresionante ciudad, dominada por el castillo y la catedral de Wawel, donde vistiamos la plaza del Mercado, llena de pongos y posibilidades para recordar Polonia, la Iglesia de Santa María donde vimos el precioso retablo. Vimos también la Dama de Armińo de Leonardo, la Universidad Jaquelónica, el Kazimierz o barrio judío, y sobre todo callejeamos por las calles y plazas de esta bonita ciudad.

Regresamos el jueves 27 de abril, con un sentimiento de nostalgia y de haber vivido una experiencia única. Los viajes, como los libros, decía Bucay, comienzan con inquietud y terminan con melancolía. Así quedamos emplazados para la próxima peregrinación, de la que algunos dijeron preferencias: Rumanía, Croacia, Portugal, Grecia... En fin, qué grande es el mundo y cuantas cosas para ver y disfrutar. Queda el recuerdo de un grupo capaz de superar las incomodidades y la dura vida dle turista, un grupo unido, amigo, amable... que olvidó enseguida dolores, cansancios y pérdidas de malestas. Felicidades a todos los peregrinos.

Galería de fotos

PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
PEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIAPEREGRINACIÓN A POLONIA
 
 
 
© 2008- Provincia Española Pavonianos
Diseño y HostingOnirics
Quiénes somos | Nuestras casas | Pastoral Juvenil Vocacional | JMJ | Contacto
Noticias | Agenda | Artículos | Publicaciones | Materiales | Enlaces