Página de inicio  
 
 
 
 

Hno. Florencio Barrio Casado

leer más
   
 

Mª Carmen García CONFER (15/11/2016)
Después de haber compartido con ustedes la Eucaristía de acción de gracias en la Santa Iglesia Catedral de Valladolid, la Junta Directiva de la CONFER Diocesana queremos enviarles nuestra más gozosa felicitación. Hemos pedido al Señor, a través de S. Ludovico Pavoni, que siga bendiciendo su Congregación para que dé mucha gloria a Dios proyectando su amor a la juventud tan necesitada. En nombre del presidente y de toda la Junta directiva, les saluda afectuosamente

Janeth González (15/11/2016)
Agradezco primero a Dios y luego a los medios de comunicación que nos permiten gracias a la tecnología que la distancia física no sea un impedimento para poder acercarnos y manifestarles mis más sinceros agradecimientos por su bondad, cariño, acogida y paciencia, que tuvieron para con nosotros los miembros de la familia pavoniana colombiana que tuvimos la gracia y bendición de poder asistir y compartir con ustedes la canonización de nuestro padre fundador. En cada uno de ustedes pude ver reflejadas las diferentes facetas de la misericordia de Dios Padre que se acerca a sus hijos para brindarnos su amor. En mi cabeza, mis ojos, pero especialmente en mi corazón quedaron para siempre grabados esos momentos maravillosos que vivimos y mientras tenga un aliento de vida todos los días oraré por ustedes, para que El Señor fortalezca su ministerio y carisma, les conceda salud y energía, para que todos los proyectos y planes de la congregación, por intecesión del Padre Ludovico se realicen en plenitud. Padre de Mauro de verdad que lo admiro y lo felicito por sus conocimientos en la historia, el arte y la cultura tanto de su país como de la iglesia, pero ante todo por la alegría, el orgullo y el amor que expresaba en el brillo de sus ojos cuando nos describía y nos explicaba la historia o el significado de cada uno de esos hermosísimos lugares que nos llevó a conocer. También muchas gracias por la música con que nos amenizaba los recorridos en la furgoneta, ya que me encanta la música española. Que el Señor Jesús los siga bendiciendo a todos y que mamita María los acompañe, los proteja de todo mal y peligro como hace siempre con sus hijos predilectos. Los quiero y recuerdo con amor fraterno.

Nacho Castañeda Castañeda (04/11/2016)
Hola a todos, enorme alegría y satisfacción por este hecho. Enhorabuena para toda la Familia Pavoniana y su entorno más cercano. Dar las gracias por la educación y la formación que he recibido en el Colegio Hijos de María Inmaculada donde se me han inculcado las ideas y los valores del P. Ludovico Pavoni, hoy San Ludovico, por ello me siento muy orgulloso. Por fin llega este reconocimiento que pone de manifiesto los méritos y las virtudes de este gran Santo P. Ludovico Pavoni, así también este acto ensalza la lucha en defensa de la causa que durante su vida proceso en favor de los pobres y de los más necesitados. Para todos aquellos que hemos procesado la Fe bajo las premisas de este Santo, vaya este reconocimiento que destaca las virtudes de san Ludovico y el testimonio de su consideración hacia los más necesitados. Gracias por la educación recibida y por inculcar en mí los valores humanos que hoy resaltamos. Un saludo y una oración Nacho Castañeda (4/11/2016)

 
  Ver todas las entradas
Añadir entrada

En familia

 

Hilario Marín Montoya

 

El domingo 13 de diciembre de 2009, por la noche comenzó a caer una densa nevada sobre Albacete. En pocas horas todo parecía sacado de una postal navideña, lleno de luz y de nieve, un espectáculo maravilloso y hermoso que durante días nos invitó a la contemplación. El lunes, entraba nuestro amigo Hilario en ese estadio anterior a la muerte que es una mezcla de adormecimiento y agonía. Para referirse a este momento sublime, el poeta libanés Khalil Gibran hablaba de “las blancas alas de la muerte” cuya misión es “dispersar nuestros días”. Albacete en estos días parece así, cubierto por unas inmensas blancas alas, las de la nieve, y también la vida de Hilario ha encontrado sentido y plenitud en las blancas alas del Dios de la vida que ya lo tiene consigo. Era un hombre bueno y sencillo, cordial de todas las maneras, y le faltaba tiempo y le sobraba disponibilidad para hacer cualquier tipo de favor. Siempre en la brecha y siempre disponible. Hilario Marín Montoya nació en Albacete el día de San Juan de 1934. EL año de su muerte cumplía Hilario 75 años. A los 24, se casó con Llanos García Molina, con la que tuvo tres hijos: Toni, José y Javi. Les faltaban unos meses para celebrar las bodas de Oro. Una de las características de la vida de Hilario fue el trabajo duro y dedicado, como herramienta para ganarse la vida pero también para hacer el bien. Hilario fue mecánico, pero de los buenos, y trabajo el hierro y la mecánica en todas sus modalidades, arreglando motores de camiones y cosas de ese tipo. También fue repartidor de helados y otras cosas. Siempre se distinguió por ser un hombre bueno, trabajador y sencillo, pero concreto en los detalles y en la disponibilidad. Muy querido en el barrio por su disponibilidad y su cercanía, y por ser un hombre que difícilmente se negaba a echar una mano. Nos contaba su esposa Llanos, que fueron Paquita y otros miembros del grupo quienes le convencieron para trabajar en Caritas parroquial del Espíritu Santo. En este grupo dedicó sus mejores fuerzas sobre todo en estos últimos años, en los más diversos servicios, siempre con una gran compasión y dejándose afectar seriamente por los problemas de los demás. Y es que Hilario tenía un corazón demasiado bueno y los pobres entraban de lleno en él. Animado por Fernando y Julián entró con su esposa Llanos en la Familia pavoniana, casi desde el comienzo de su andadura en Albacete. Con Andrés, Antonio, José Luis y este núcleo de Familia pavoniana, puso en marcha el Chiringuito en 1999, una experiencia educativa dedicada a chavales que estaban por la calle, y chavales también de los pisos. Allí aprendían soldadura y algo de trabajo mecánico. Hilario en este servicio se distinguió por su amor a los jóvenes más desfavorecidos, identificándose profundamente, a nivel concreto y práctico, con el ideal pavoniano. Un año antes de su muerte, comenzó a olvidar cosas. Llevó esta enfermedad con mucha dignidad y con gran abnegación. Dicen que las personas morimos como hemos vivido. Así ha sido la muerte de nuestro amigo Hilario, en la discreción, con la mirada limpia, con la fe en Jesús de Nazaret, su amigo. El día de la Inmaculada no pudo renovar las promesas bautismales por motivos de enfermedad, pero se unió a nuestra celebración recibiendo ese día la Comunión. El p. Julián fue a verle y a llevarle a Jesús. El miércoles, recibía en su casa donde ha muerto, el sacramento de la Unción de los enfermos. Estuvimos rezando por él e imponiéndole las manos. El parecía querer participar con la señal de la cruz, pero ya le faltaban fuerzas. El día 17 de diciembre, a las 10,15 h . nos dejaba, aunque sabemos que con él hemos ganado un amigo y un intercesor ante el Padre. En la casa del cielo seguro que hay muchas chapuzas que hacer, y seguro que allí se ha encontrado con el padre Pavoni, a quien admiraba tanto, y con José Luis, y con tantos hermanos artistas también del metal y de la vida. Gracias Hilario por todo lo bueno que hemos compartido y que nos has dejado. Desde la orilla de Dios sigue mostrándote así de disponible, así de íntegro. Descansa Hilario en la paz de Dios y en nuestro recuerdo agradecido. Hasta siempre, Hilario.

 
25 Aniversario, p. Miguel Ángel CuadrilleroCharo Pérez Durán
Daniel Mendaña Jiménezdon José Antonio Chico
Hermano Anibal Pagnoni

Hilario Marín Montoya

Hno. Domingo ArtesaniHno. Ernesto Molina
Hno. Florencio Barrio CasadoHno. Francisco Moioli
Hno. Gigi MammolitiHno. Gino Rossi
Hno. Javier González SacristánHno. Jerónimo Gianello
Hno. Jesús Mateos, ChucaHno. José Antonio Busto Casas
Hno. José GuadagniniHno. Lino Roccabruna
Hno. Luis MioriHno. Mario Salvaterra
Hno. Ubaldo SandroniInicio del Proceso de Beatificación de Ludovico Pavoni
Inmaculada de 1847Ismael y Mayte
Jornada Mundial de la Vida ConsagradaJosé Luis Jover Martínez
José Manuel Baraibar RecaldeJuani Muriel Ramos
Lola Ballesta GarcíaLos primeros pavonianos españoles
María Enciso MartínezMaría Inmaculada
María Pacheco PoloNacimiento de Ludovico Pavoni
Natividad de la Virgen MaríaNtra. Sra. de la Divina Providencia
Ntra. Sra. del Buen ConsejoP. Achille Palazzini
P. Agustín DamonteP. Angelo Leva
P. Battista BonoP. Carlos Colombo
P. Carlos OrtegaP. Daniel Becerra
P. Dario Brugnarap. Enrique Zani
P. Fco. Javier García MataP. Federico Bossi
P. Fernando MarinasP. Gianni Vettori
P. Gildo BandoliniP. Giorgio Galli
P. Giuliano BertoldiP. Graziano Stablum
P. Gregorio Huerta VelascoP. Javier Ortega Olmedillo
P. José Antonio García de AntonioP. Juan Allegranza
P. Juan José ArjonaP. Julián García Velasco
P. Lorenzo AgostiP. LUIS DOSSI
P. Marcelo Rodríguez BlancoP. Mario Parolini
P. Mario RusconiP. Mauro Mateos Rodríguez
P. Miguel Ángel CuadrilleroP. Rafael Hernando García
P. Remo BorzagaP. Rento Fioravante
P. Ricardo Pinilla CollantesP. Salvatore Zappa
P. Silvério FávaroP. Victorino Triulzi y hno. Juan Marzorati
P. Virginio SalvinelliP. Vittorio Vitali
Quico Serrano AceroSan Ildefonso, obispo de Toledo
San Ludovico PavoniSonia y José Félix
Toñi Gozalo Moreno
 
 
 
© 2008- Provincia Española Pavonianos
Diseño y HostingOnirics
Quiénes somos | Nuestras casas | Pastoral Juvenil Vocacional | JMJ | Contacto
Noticias | Agenda | Artículos | Publicaciones | Materiales | Enlaces